¿Me quiero casar conmigo?

El arte suele ser un buen barómetro para conocer qué temas son los que realmente importan en una sociedad y en un momento determinado. Nunca como hasta ahora el arte ha reflejado el drama de los feminicidios, no porque antes no ocurrieran, por supuesto, sino porque ahora, primero, las mujeres han llegado al terreno del arte con la cara descubierta, y  segundo, porque se han sentido libres para poder expresar sus inquietudes. Libres Incluso en países tan poco proclives a la igualdad de derechos entre hombres y mujeres como en Turquía, donde, por ejemplo, aún se reparten gratuitamente guías de matrimonio y vida familiar a los recién casados con mensajes insultantemente machistas y misóginos.

Visitar la Galería Xavier Fiol de Palma estos días es una gran oportunidad para conocer a una artista turca, Sabire Susuz, que utiliza su arte precisamente para denunciar diferentes temas relativos a los feminicidios y a la cuestión de género. Por primera vez en Mallorca, Susuz presenta una muestra titulada Dualitat/Duality, compuesta por serigrafías y obras de técnica mixta. Susuz propone una reivindicación social nutrida de contundencia y poesía a partes iguales. La artista utiliza sus obras para alzar la voz contra la insostenible violencia de género que sufre su país en donde la sociedad machista cuenta además con la pasividad de un gobierno que mira para otro lado. La falta de implementación de las leyes de protección oficial a las mujeres que lo solicitan hace que cada vez haya más mujeres asesinadas a manos no solo de sus parejas, sino también de otros varones de su entorno como hermanos o incluso padres. Así, la obra H.F., realizada a partir de un laborioso trabajo de recolección de etiquetas de ropa posteriormente pintadas y cosidas al lienzo con alfileres, hace referencia a “mujer desconocida” en su idioma, la manera como los medios de comunicación se refieren a la identidad de una mujer que ha sido asesinada. No se le otorga ni la consideración de su reconocimiento.

Además de estas obras la muestra incluye otra serie de trabajos compuesta por serigrafías de una sola tirada realizadas tradicionalmente, inspiradas en una performance que llevó a cabo la artista en la que se casó con ella misma en los juzgados de su país. Así, su obra hace de la dualidad un recurso distintivo y su potente mensaje es transmitido mediante un lenguaje fresco y atractivo. Muy recomendable.

Crítica publicada originalmente en el Diario de Mallorca el 16 de abril de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s