Nosotros y ellos: una relación compleja

Forman parte de nuestra vida de una manera mucho más intensa de lo que podemos imaginar. De hecho el arte, desde sus orígenes más remotos en las pinturas rupestres, ha sido testigo de la importancia que para “nosotros” tienen “ellos”. Pero, ¿quiénes son ellos y quiénes somos nosotros?

Esta pregunta se responde nada más bajar la escalera de Es Baluard hasta la planta 0, donde una galería de elegantes retratos de niños del siglo XVII y XVIII recibe al visitante dejándole claro de qué va esta muestra. Nosotros somos los humanos, y ellos, los animales no humanos, como el mismo texto comisarial apunta, evidenciando que nosotros también formamos parte de esta categoría animal.

A través de una selección de obras de artistas tan importantes como Miquel Barceló, Picasso, Miró, Goya, Damien Hirst o Rebecca Horn acompañados de otros destacados creadores más jóvenes como Paloma Pájaro o Joana Vasconcelos, la muestra indaga en las diferentes vertientes de la relación de las personas con los animales.

Se trata de una exposición conceptualmente sólida, con un discurso elaborado y bien estructurado fruto de un intenso trabajo de investigación y análisis sobre la manera como los artistas de todas las épocas de la historia (pues la muestra tiene pinceladitas de obras referentes de otros siglos) han plasmado en el arte sus inquietudes respecto a los animales. ¿Seres amados? ¿Espectáculo de circo? ¿Trofeos de caza? ¿Simple alimento? ¿Negocio sin escrúpulos? ¿Recurso contra la soledad? Cada obra seleccionada expone un matiz diferente de las relaciones establecidas con el mundo animal.

Aunque son interesantes la mayoría de las obras expuestas, es imprescindible detenerse en el vídeo de la icónica performance “Cómo explicar arte a una liebre muerta” de Joseph Beuys. En esta performance de 1965 el artista reflexionaba sobre la absurdez de ciertas personas al intentar intelectualizar el arte contemporáneo frente  a la necesidad de un acercamiento más intuitivo, propio de los animales. La obra de Marie Voignier, “Les immobiles”, en la que una voz en off cuenta, regocijándose, aventuras de caza mientras se van pasando las páginas de un álbum de fotos de cadáveres de animales junto a sonrientes cazadores, impacta por su directa y efectiva sencillez. También invitan especialmente a la reflexión la obra de Levi Orta inspirada en la historia real del perro más rico del mundo, la de Veru Iché sobre la violencia humana que denota nuestra esencia salvaje animal, y la curiosa obra de Francis Alÿs, en la que un zorro recorre a sus anchas las salas de la National Portrait Gallery de Londres. Para no perdérsela.

Crítica publicada originalmente en el Diario de Mallorca el 19 de noviembre de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s