Al fin sin censura 40 años más tarde

Por respeto, quizá no debería escribir este artículo. Quizá no, porque el movimiento artístico sobre el cual versa, el Grupo Criada 74, dejó muy claro, ya en su primer manifiesto, su rechazo frontal a la crítica de arte. La denostaban porque para ellos simbolizaba el amaneramiento del arte, demasiado pendiente de agradarla.

En una Mallorca ávida de nuevas propuestas, esa de los años 70, recién abierta a experimentar las modernas tendencias artísticas llegadas gracias a la apertura facilitada por el turismo, surgieron varios grupos artísticos que reivindicaron la necesidad de encontrar una vía de escape al arte tradicional y conservador basado en la pintura de paisaje. Cada grupo de jóvenes artistas lo intentó a su manera. El Grupo Criada 74, lo hizo siguiendo la línea iniciada por otros artistas contemporáneos décadas antes, con una actitud combativa e irreverente con respecto al sistema del arte, que consideraban pervertido en pro de los intereses comerciales.

En la  capilla de la Misericordia de Palma se puede visitar estos días una exposición que intenta recrear lo que fue este movimiento artístico, formado por artistas como Josep Canyelles, Miquel Àngel Femenias, Carme Roig, Vicenç Torres o Ángel Muerza, de entre los cincuenta que lo integraron. ¿Cómo afrontar la muestra retrospectiva de un grupo de artistas que se caracterizó por la realización de acciones efímeras? En este caso, las comisarias han optado por reproducir algunas de sus acciones más memorables contextualizadas con los recortes de periódico de esa época en un encomiable trabajo de hemeroteca. Así, el espectador podrá hacerse una idea de lo que fue la exposición “Criada” en la librearía Tous el año 74, la acción de los policías y “Bao Dais” censurada antes incluso de acabar de ser montada en las calles de Alcudia, la recreación de la comisaría de policía en el Colegio de Arquitectos de Palma que consiguió al menos estar expuesta dos días, antes de que se la hicieran retirar, la Expo Caca (muy literal en su contenido) de la Galería Latina, y la acción de protesta que llevaron a cabo durante los Premis Ciutat de Palma de 1977 protagonizada por las bolsas para vomitar de los aviones.

Aunque los nostálgicos y amantes de la historia disfrutarán leyendo los recortes de prensa, quizá se hubiera agradecido algún texto más de reflexión y análisis histórico de lo que fue el movimiento y las repercusiones que tuvo.

Por respeto, precisamente, si que se debía escribir este artículo. Un artículo tan contradictorio en su contenido y valoración como el grupo CRIADA fue en sí mismo, pues al mismo tiempo que criticó al sistema, no dejó de intentar exponer en galerías y festivales de arte. 40 años más tarde por fin lo han conseguido

Crítica publicada originalmente el 3 de diciembre en el Diario de Mallorca

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s