Manos, pintura y zen

¿Qué se puede esperar de la pintura de un artista que se hace llamar “Manotes”? La primera idea, la fácil, es especular que es alguien que se dedica a pintar con sus manos: en concreto, con sus grandes manos si pensamos el significado de la palabra en mallorquín (manotes = manotas). No puede ser, parece un chiste fácil. ¿O no…? A veces las apariencias no engañan. Las cosas que uno cree inverosímiles por demasiado evidentes, en ocasiones, se confirman en su obviedad.

Nada más entrar en la exposición Un largo y solitario viaje. Arte, vida y silencio en Manotes de Can Prunera, una se da cuenta de que, efectivamente, eso que le parecía una broma es cierto. Manotes, llamado en realidad Fernando Esteban (Palma, 1953), es un artista que basa gran parte de su técnica en pintar las partes más toscas de su pintura con sus propias manos o aplicando la pintura directamente desde el tubo. Lo sabemos porque hay un vídeo en la primera sala que reproduce un antiguo documental de los años 70 en el que se ve a un joven y serio Manotes en su estudio de Hong Kong concentrado en su pintura “manual”. Por lo demás, ni hojas de sala, ni cartelas, ni vinilos, ni paneles explicativos que guíen un poco al visitante en su recorrido.

Quien quiera visitar esta exposición, deberá llegar con la lección aprendida de casa: aquí dejo algunas pistas. Manotes se formó artísticamente en Barcelona y Mallorca de la mano de artistas como Elis Jacobson o Joan Miró, quien le animó a viajar a Japón. Es después de vivir una temporada en el país nipón cuando el artista siente una serie de cambios profundos en su vida que le llevan además a formular su nuevo nombre artístico. El contacto con el país del sol naciente le marca un intenso sentimiento de arraigo con el arte oriental que se traduce en obras, según el artista, de inspiración zen.

Si se fijan en las pinturas seguro que éstas le recuerdan a algo. ¿No ven a Miró en estas grandes figuras de colores planos que copan toda la escena? ¿A Picasso en estos personajes de perfiles imposibles? ¿A Juli Ramis en la manera como están planteadas las composiciones? Sin duda la pintura de Manotes es el reflejo de las influencias de los artistas más importantes.contemporáneos a él.

Ahora bien, si alguien se pregunta el porqué del largo y solitario viaje al que alude el título de la muestra, ya me es más difícil poder dar una respuesta. En este caso, que cada uno saque sus propias conclusiones y se deje llevar por lo que las piezas sean capaces de transmitir (o no). Ya hemos quedado en anteriores ocasiones que de esto va precisamente el arte ¿no?

Crítica de arte piblicada originalmente en el Diario de Mallorca el 20 de mayo de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s