Las que limpian

Pocos colectivos han conseguido visibilizar su lucha como las que limpian. Las “Kellys” (Asociación Española de Camareras de Piso) se han constituido como una de las organizaciones más potentes surgidas en los últimos años conquistando la  simpatía de una gran parte de la sociedad. Y es que las Kellys se empezaron a organizar en 2014, cuando entraron en contacto a través de las redes sociales, para poco después pasar a autoorganizarse formando una serie de grupos territoriales en diferentes destinos turísticos españoles hasta conseguir, entre otras cosas, crear una central de reservas en internet para que los clientes puedan reservar en hoteles justos.

Desde entonces, su lucha ha encontrado numerosos aliados, muchos de ellos vinculados con el sector artístico, que han empatizado con sus reivindicaciones y cuyos campos de creación han servido de altavoz para que este colectivo de mujeres haya podido alzar sus quejas para situarlas en el debate en torno a la economía del trabajo, las condiciones laborales derivadas de la masificación y la violencia sistémica que esto conlleva.

Las Kellys han inspirado videoclips, canciones, documentales, novelas y hasta series de televisión. Hoy, en Palma, son las protagonistas de la exposición del Solleric, Exposades però invisibles. Afectes i aliances entorn a l’art, comisariada por Mónica Galván, y que muestra una serie de obras que ilustran el vínculo establecido durante más de tres años entre la artista Laura Marte y la Asociación Kellys unión Baleares.

La trayectoria artística de Laura Marte se enmarca dentro del enfoque relacional entre el sujeto y el espacio público en donde la perspectiva de género tiene un papel predominante. En la línea de los proyectos artísticos emprendidos anteriormente por Marte, la propuesta presentada en el Casal Solleric también se ha fundamentado en la práctica colaborativa, en este caso, con las que limpian.

En el espacio “Dipòsit” se han ubicado una serie de instalaciones ideadas para hacer reflexionar acerca del duro trabajo de estas mujeres. Sus testimonios son recogidos mediante sus propias voces, que se oyen como un rezo de estremecedoras historias vividas por ellas en el desempeño de su práctica laboral. Historias de fantasmas incluidas. La Ley de externalización en la reforma laboral del 2012, por otra parte, que empeoró sus condiciones de trabajo por facilitar la subcontratación provocando aún más precariedad entre ellas, también se sitúa en el centro expositivo como núcleo de muchas de las quejas de estas trabajadoras. Un montón de sábanas apiladas, a punto de caer, en representación de la carga laboral soportada y como metáfora de la inevitable gravedad que física y emocionalmente acabará por afectar a la trabajadora; un listado de medicamentos necesarios para hacer frente a los dolores provocados por el trabajo; o el “Archivo Kelly”, en el que las trabajadoras compartieron en las redes sociales imágenes de sus jornadas laborales, son algunas de las obras que pueden apreciarse en esta interesante exposición que propone, como colofón, la creación del “Carrer de les Kellys”, en merecido homenaje a estas mujeres cuyos trabajos son tan esenciales para el turismo como el de los grandes empresarios hoteleros.

Crítica de arte publicada originalmente en el Diario de Mallorca el 4 de octubre de 2021

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s