Exposiciones para el público del futuro

Hay que reconocer que, si hay algo que hace especialmente bien el CaixaForum en relación con su programa de acción cultural, es su trabajo por acercar el mundo de las exposiciones a los más pequeños. No es cosa banal: la creación de hábitos culturales es una cuestión de máxima importancia para fomentar la educación crítica de la población. Lamentablemente, los datos no son buenos en este sentido: de la última encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España realizada por el Ministerio de Cultura, se extrae que 6 de cada 10 encuestados no han pisado un espacio expositivo en el último año. Por otros estudios similares que he podido analizar a lo largo de los años, incluso de estudios propios, me atrevería a decir que estos 6 de cada 10 encuestados no es que no hayan visitado un museo en el último año, es que no lo han visitado nunca.

¿Y por qué es importante visitar museos? – se podrá preguntar alguno. Bueno, se ha teorizado muchísimo al respecto, y lo cierto es que este no es lugar para desarrollar con la profundidad requerida este debate acerca del servicio a la comunidad de los museos, la preservación patrimonial o la educación no formal, pero, en líneas generales, tomaré prestada una famosa frase de Sócrates que resume bastante bien el sentido de la importancia de los museos: “el conocimiento nos hará libres”. Pues eso, que cuantos más exposiciones visitemos, y por supuesto, más libros leamos, más música escuchemos, más obras de teatro veamos, más conferencias asistamos, etc., nuestra relación con el mundo que nos ha tocado vivir será más consciente y por lo tanto, seremos menos propensos a ser manipulados por poderes superiores.

En fin, toda esta divagación pseudo-filosófica venía para alabar la programación de exposiciones temporales del CaixaForum. Porque, para hacer que efectivamente el público adulto del futuro empiece desde pequeño a encontrarle el gustillo a eso de ir a ver exposiciones y que dentro de la imaginería popular desaparezca la imagen del museo como algo aburrido, es necesario presentar las exposiciones de manera amable y con temáticas atractivas para el público al que se quiere llegar. Estoy segura de que aquí se podría iniciar otro debate acerca de si esto supone rebajar los contenidos de las salas expositivas, pero, en el punto en el que nos encontramos, diría que en este caso, el fin justifica los medios.

Durante estos días y hasta el 9 de enero (bien visto por parte de la institución que la muestra sea visitable durante las fiestas navideñas), se puede acudir a la exposición Pixar. Construyendo personajes, en la que, como el mismo nombre deja intuir, el público va descubriendo los entresijos de la manera como este reputado estudio de animación crea los personajes de sus famosas historias, desde que son tan solo un esbozo, con todas las complejidades incluso psicológicas que se plantean, pasando por los detalles de las maquetas, hasta que se convierten en los héroes y las heroínas de las populares películas de animación que todos conocemos.

Sin duda hay que apreciar el intento del CaixaForum por desacralizar el espacio expositivo recurriendo sin complejo a muestras no propiamente artísticas, ya que de esta manera, se produce una acción real encaminada a la tan deseada democratización de la cultura.

Crítica de arte publicada originalmente en el Diario de Mallorca el 1 de noviembre de 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s